El ascenso a Preferente, más que un objetivo, una obligación

[Artículo que aparecerá en la próxima edición de la revista Temps de Parlar]

En la historia del Club Deportivo Altorricón existen tres capítulos dedicados a la Primera Regional. El primero, con el cambio de siglo, la temporada 1999/2000. Entonces se consiguió el ascenso al finalizar la temporada en segunda posición, tras el San Lorenzo. El segundo, en la 2005/2006 en la que se superaron todas las marcas del primera (más puntos, más goles a favor y menos en contra) y se alcanzó el ascenso a dos meses del final (tras 26 jornadas donde sólo se cedieron dos empates).

El tercer capítulo es el actual y esta vez el objetivo del ascenso, siendo igual de necesario que la vez anterior, está siendo mucho más complicado. En la jornada número 13 el Altorricón suma 25 puntos que le colocan en la tercera posición, a dos del ascenso, la Peña Fragatina, que ocupa la segunda plaza; y a cinco del Jacetano, el líder. Ocho victorias, un empate y cuatro derrotas. Botín no del todo positivo cuando el objetivo es el ascenso. La derrota en casa frente al Belver (1-3) o la cosechada en Estadilla (3-2), justo la jornada anterior, fueron las protagonistas, negativas, de un octubre donde el equipo sólo sumo seis de los quince puntos en juego. También se perdió en Benabarre y, noviembre en Bujaraloz, pero estas dos derrotas entran en los cálculos que llevan al ascenso. Tanto los de la Ribagorza como los de Los Monegros son otros de los equipos en el vagón de conjuntos que viajan con el objetivo de plantarse la próxima temporada en Regional Preferente.

La mejor plantilla no asegura la victoria

En lo que va de campeonato hay dos realidades que se han confirmado jornada a jornada, el Altorricón tiene la mejor plantilla de la categoría, lo dicen los rivales, los que caen derrotados y también los que vencen al equipo entrenado por Román Panadero; porque esa es la segunda, ser el mejor no asegura la victoria.

Bien es cierto que el equipo altorriconense es el conjunto más goleador, con 37 tantos (2,8 goles/partido) y 15 en contra, sólo superado por el Jacetano. La portería es un aspecto muy importante en una categoría tan igualada como la que está viviendo el Altorricón, sin muy claros favoritos pero sí muchos pretendientes al ascenso. El club lo sabía y por fichó al exguardameta Ruben Maestro, de sobra conocido en la casa altorriconense, como preparador de porteros. El equipo entrena tres veces por semana, una señal inequívoca que el ascenso es más una obligación que un objetivo.

Un llamamiento a la colaboración

Fuera del terreno de juego una Junta Directiva reducida a la mitad de miembros en comparación con los años anteriores, trabaja semana a semana para sacar adelante el proyecto. José Miguel Zurita vuelve a asumir el cargo de presidente mientras no ceja en su empeño por conseguir más personas que se unan al equipo directivo: “El CD Altorricón no deja de ser otra asociación más del pueblo cuya existencia se base en la colaboración de los vecinos. Por mucho aficionado que exista al fútbol este no puede ser posible sin que unos cuantos, cuanto más mejor, salten de la grada a la Junta”, apunta. Bien es cierto que la categoría no ayuda. Los equipos de Primera Regional no tienen el tirón de los de Preferente y eso se nota en la asistencia al Municipal, pero no por ello el club deja de incentivar a los altorriconenses para que bajen a animar a su equipo. El presupuesto de esta temporada es de 35.000 euros.

Hablando de carencias, esta temporada hay otra también importante. No tenemos cronista ni fotógrafo. No, no se busca licenciado en Periodismo o fotógrafo con experiencia contrastada y premios internacionales, que si vienen, bienvenidos sean. Sólo es necesario ser una persona responsable con ganas de juntar cuatro letras o inmortalizar los partidos del Altorricón. En unos años, en unas décadas, esas crónicas y esas fotografías formarán parte de la historia, ¿te apuntas?

¡Da tu opinión!